domingo, 15 de enero de 2012

No eres tú, o el mundo, soy yo. V

De nuevo vuelvo aquí, y siento que las cosas no van a ir bien hasta que aprenda a convivir con mi mamá. Ella y yo somos muy similares, y muy diferentes también. Hoy quería salir un rato. Entré a ducharme y, cuando salí del baño, la oí gritarme histérica sin siquiera preguntarme por qué me había arreglado. Me quitó absolutamente todas las putas ganas de salir que tenía. Estaba un poco inseguro, pero ella mandó al tacho mi inseguridad con su cara de mierda y su tono de voz amenazante cuando yo no había dicho ni una palabra.

Se supone que ya debería estar acostumbrado al carácter de ella, pero no lo estoy. Nunca he entendido, ni entenderé su manera de ver ciertas cosas. El problema no es que ella tenga una forma de pensar  y yo otra, sino que ella ataca cuando cree que no estoy en lo correcto, y yo no. No me gusta pelear con mi mama, ni con nadie. Me baja todas las ganas. Cuando se pone en ese plan histérico, recuerdo por qué felizmente soy cabro. También pienso en que debo hacer algo para crecer más rápido, lo cual es estúpido, porque aún me quedan 2 años más para que casi acabe la universidad, y quizá sea lo suficientemente maduro, y decidido, como para largarme a buscármelas yo solo.

El problema es que no me gustaría irme sin quedar bien con ella, pero ella no sede. Me llega al pincho eso, porque todo la desmoraliza, igual que a mi papá. Ambos se contagian creo, y despiden esos ánimos hacia mí ya sea directa, o indirectamente. Ya sé que puedo optar por decir NO, hoy no me vas a cagar mi día, pero todo la vida no voy a estar en ese plan. No merezco estar en un hogar donde desfoguen sus frustaciones conmigo. Comprendo que lo hagan algunas veces, pero ya son viejos. Se supone que deben saber cómo manejarlo. No me parece bien que cuando yo quiera hacer algo simple como salir a tomar un trago para regresar a casa temprano me miren con cara de mierda como si fuera un irresponsable y desconsiderado del carajo si no la están pasando bien.

Si quisiera largarme de la casa, lo haría, pero no lo hago porque no soy tan estúpido como para lanzarme al abismo así no más. Soy yo el que aún es mantenido en la casa, y soy consciente de eso, pero también hago mis cosas bien. No llevo tipos a mi jato para acostarme con ellos, ni les falto el respeto,  soy un buen estudiante, ni llego arrastrándome ebrio con ganas de molestar a todos. Me jode increíblemente que si  me equivoco, me lo hagan saber infinitas veces. Con que me digan mi error una, dos, hasta tres veces está bien, pero no todo el rato. Para mi mala suerte, soy muy sensible, y absorbo lo que otros me dicen con facilidad. Por eso, cambio de humor rápidamente. Aún debo aprender a controlarlo.

Le comenté a un amigo y me dijo que quizá no hago nada para cambiar la situación.. La verdad, es que no me dan ganas tampoco. Intenté hacerlo cuando tenía 17, y hace un par de años antes también si obtener resultados. Comprendí que quien debe hacer las cosas para sentirse bien soy yo, no ellos o el mundo, porque esa mierda se va transformando sin que yo sepa hacia donde va, a diferencia de mí. Las cosas están hechas, solo debo ver qué camino seguir.

Mis viejos creen que apunto a un bienestar económico, igual que su hija mayor, pero esa no es mi prioridad. Básicamente por dos cosas. Primero, porque yo no tengo un hijo que criar al igual que ella, y segundo porque mi rumbo está dirigido en lograr un bienestar de vida, que puede implicarme ciertos lujos, sí, pero no es mi primacía. El dinero se trabaja, eso lo tengo claro, y me puede aportar cosas para hacerme sentir bien, pero no es mi autorrealización la que el dinero me va a conseguir, esa me la forjo yo. Soy yo el que quiere escribir el mejor cuento y tiene que idear cómo hacerlo. 

Solo tengo que respirar, y descansar. Mañana será otro día. Al menos ya expelé un poco de la mierda que tengo adentro. No más por hoy.

PS: Hoy son de esos días en los cuales sí hace falta un amante a quien abrazar fuertemente con mi brazos y piernas. Quizá un poco de sexo rudo...

7 comentarios:

  1. Sigue con la coraza levantada Maxito, pero igual debieras ser más claro con ellos

    ResponderEliminar
  2. Curiosamente, con quien tenía más problemas en el pasado era con mi madre. A veces la convivencia puede ser muy jodida, especialmente si los padres no ponen un poco de su parte.

    Un abrazo, aunque sea virtual.

    ResponderEliminar
  3. Yo pienso que cuando los hijos crecen la casa se hace chica, debes bancar ciertas cosas como hijo pero no toda, no te pongas melodramático que eso a veces lo pasamos todos.

    saludos y un beso!

    ResponderEliminar
  4. F: No sé cómo comunicarme con mis padres.

    Arion. Lo es. Gracias por el abrazo.

    Didi Freitas: Jajajaja, gracias por la última recomendación. Un beso por sacarme una sonrisa.

    ResponderEliminar
  5. Sólo piensa que acabará en dos años más esta sumisión involuntaria...En dos años podrás realmente tomar las riendas de tu vida en muchos sentidos y podrás ser más tú de lo que jamás has sido...tienes suerte en algo MAX. ellos te están dando armas para ser tú mismo aunque ellso piensen que serás lo que ellos quieren....ya el resto depende ti..utilizar esas armas..un beso..gusto de leerte después de tiempo

    ResponderEliminar
  6. Blueevangelion: Es bueno saber de ti. Gracias por tus palabras!

    ResponderEliminar