miércoles, 22 de febrero de 2017

No todos pueden ser putos


La capté hoy. Sí, recién.

No, no tiene que ver con una cuestión moral. Lejos. Lejos mal.

Sí, hoy capté que no puedo ser puto, porque me hastía de manera alucinante la transacción. No soporto coordinar con un extraño un polvo a una determinada hora en un punto sin tener la certeza final del encuentro. Me jode de sobremanera contestar el celular, escuchar una voz extraña mencionando mi nombre de batalla y reconocer que debo hacer un 'business'. Y no, tampoco creo que se solucione con un pimp, porque va más allá.

Tiene que ver con la 'relación' que se construye entre ambos, puto y cliente. Tiene que ver con el lenguaje empleado. Tiene que ver con la creación de expectativas implícitas en un diálogo no formulado. Y es que no soporto tener que repetir un mismo speech. No soporto que se asuman condiciones previas a un diálogo cuando a veces quiero saltar de temas, o callarme o hablar de más. No soporto que me digan cuándo hablar.

Tampoco aguanto las preguntas estúpidas. Me jode de sobremanera que me pregunten una y otra y otra vez si soy caleta. Me molesta que me pregunten por cómo me se ve mi cuerpo o cuánto peso si ya tienen una puta foto y una descripción para leer. Me saca de quicio tener que adivinar ubicaciones de telos o sugerir points para ir a tirar donde no pidan DNI a los dos porque 'son casados/caletas/con hijos/masc/los pueden cagar/etc.'. Me llega a la próstata los silencios que surgen cuando me preguntan algo que no capto y respondo honestamente que 'no capto' o que 'me parece ilógico'.

Por último, me irrita la banalización de una relación sexual/comercial, porque no creo que por ofrecer mi pinga o mi culo tenga que aguantar tipos imbéciles o deba lanzarme a la deshumanización de mi ser. Quizá porque creo que se pude ser putamente humano o humanamente puto, pero las tentativas de clientes que me llamaron no me permitieron sentir así. No lo hicieron.


PS 1. Me jode y pasavueltea también la diferencia de oportunidades que puede existir por el tema de color de piel. Sí, quizá no se habla, pero es cierto. Existe todo un rollo racial que atraviesa el comercio sexual y marca beneficios para algunos grupos según el color de piel y la preferencia sexual en la cama.

PS 2. Se requiere muchos huevos y una serie de cualidades para ser puto. No es tan fácil de serlo como se cree.

No hay comentarios:

Publicar un comentario